Tel. 932 682 964

Sobreseimiento de la denuncia por intrusismo

Desde la fundación de la SAC hasta el día de hoy hemos sorteado con todo tipo de ataques por parte de colectivos sanitarios que a través de una estrategia organizada por sus colegios profesionales han intentado apropiarse en exclusiva del ejercicio y práctica de la acupuntura y  osteopatía.

Durante la década de los 2000, fueron los Colegios de Médicos quienes se querellaban por intrusismo contra todos los que practicaban la acupuntura sin ser médicos, porque claro, en esa época la acupuntura no era considerada una pseudoterapia, es más incluso había masters avalados por colegios oficiales de médicos, pero desde hace tres años parece que han cambiado de criterio y la acupuntura ha pasado de ser, “según ellos”, de un acto médico a un acto sin rigor científico.

Pero sin duda alguna, la actuación irresponsable y persecutoria de los Colegios de Fisioterapeutas ha sido implacable y muy dañina para nuestro colectivo, ya que en aras de defender lo que consideran su parcela profesional han denunciado sistemáticamente a osteópatas y acupuntores, sin importarles el daño que causen y, lo que es peor, manipulando la normativa vigente a su favor.

Afortunadamente la justicia ha actuado con el sentido común del que siempre hablamos, puesto que el pasado mes de octubre la Audiencia Provincial de Ourense, ha confirmado el auto de sobreseimiento dictado en marzo de 2019 por el Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción Nº 2 de Ourense, en el proceso iniciado a instancias del Colegio de Fisioterapeutas de Galicia contra un osteópata y quiromasajista que ejercía esas actividades sin ser fisioterapeuta.

En cuanto al pronunciamiento de la Audiencia Provincial de Ourense os hacemos un resumen:

1.- El Colegio de Fisioterapeutas de Galicia  denunció por intrusismo a un profesional que regentaba un establecimiento público en el cual prestaba servicio de quiromasaje y osteopatía así como impartía cursos de curso de quiromasaje terapéutico deportivo”.
2.- En su defensa el profesional afirmó que  ejercía  como osteópata desde el año 1995 y que no poseía  título oficial al no existir esta titulación específica, aunque sí había realizado formación en esta actividad, pero carecía  del título de fisioterapeuta, si bien negaba que ejerciera actos propios de la profesión de fisioterapeuta.

3.- El juzgado número 2 de Orense hizo un sobreseimiento de la denuncia y el Colegio de Fisioterapeutas al no estar de acuerdo con la decisión interpuso recurso ante la Audiencia Provincial. La Audiencia confirmó la decisión de lo dictaminado por el juez de primera instancia y volvió a dar la razón al centro de osteopatía en su auto de contestación. Exactamente en su auto dijeron los siguiente:

“El centro se anuncia como quiromasajista y posee un establecimiento abierto al público “donde vendría realizando tratamientos físicos manuales sobre el aparato muscular o musculo-esquelético”. Según ha justificado, utilizando de forma combinada técnicas de quiromasaje y osteopatía sin que posea estudios universitarios exigidos para la profesión sanitaria de fisioterapia conforme a la Ley 44/2003.

En España la ley 44/2003 de ordenación de las profesiones sanitarias enumera las titulaciones universitarias y de formación profesional que corresponden a la regulación sanitaria. “Solo las profesiones recogidas en dicha ley son consideradas sanitarias, no existiendo títulos oficiales de osteópata, o quiromasajista (entre otros), que capaciten por sí para realizar tales tratamientos”, expone la Audiencia.

De este modo, subraya en la sentencia que como “no existe actualmente una regulación específica para la osteopatía en España y, siendo cierto que el artículo 2.2 del Real Decreto 1001/2002 por el que se aprueban los Estatutos Generales del Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas menciona la osteopatía y la quiropraxia, entre otras, como funciones de los fisioterapeutas, no cabe concluir que constituya una competencia exclusiva del fisioterapeuta porque no existe una normativa que así lo establezca”.

La propia Resolución 2/2009 del 28 de noviembre del 2009 del Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España apunta a una regulación profesional futura de la osteopatía “que deba recoger en su postulado la obligatoriedad de la obtención previa del título oficial vigente para el ejercicio profesional de la fisioterapia”, subraya la Audiencia de Ourense.
Por lo expuesto, al no resultar “debidamente justificada la perpetración del delito de intrusismo profesional”, la Audiencia concluye que “procede estimar el recurso interpuesto revocando el auto apelado y confirmando el auto de 25 de marzo de 2019 por el cual se acordaba el sobreseimiento provisional”.

Lo único que tenemos que lamentar es que como siempre, el reconocimiento judicial viene previo al mal trago pasado por un profesional que anteriormente se ha visto denunciado injustamente, ha pasado por un procedimiento judicial, ha ganado el procedimiento  y  por si fuera poco, ha tenido que volver a pasar la ratificación de la Audiencia Provincial (porque el Colegio de Fisioterapeutas no le pareció bien la primera) para que le dieran la razón por segunda vez y todo ello agraviado por innumerables  perjuicios morales, personales  y económicos que ha sufrido, que seguro no han sido pocos.